Usted está aquí

Discurso de la Dra. Jun Sook Moon en los Premios Vivir por el Bien de los Demás en Paraguay

Premios Vivir por el Bien de los Demás
5 de mayo de 2012
Asunción, Paraguay

Estimados dignatarios, distinguidos invitados, damas y caballeros: 

Es un gran placer estar con ustedes aquí hoy en Asunción esta noche. Gracias a todos por venir esta noche a la Cuarta Premiación de Fundación paz Global Paraguay. Qué mayor honor podría uno recibir que el ser reconocido como una persona que ejemplifica el ideal de "Vivir por el Bien de los Demás"? Esta noche estamos honrando siete mujeres Paraguayas excepcionales, haciendo de esta una verdadera ocasión especial.

El noviembre pasado, en la Convención Paz Global en Corea, mi esposo, el Dr. Hyun Jin Moon, fundador y Presidente de la Fundación Paz Global, propuso el lanzamiento de Global Peace Women. En aquel momento él dijo: 

"El sueño de paz no puede ser alcanzado sin el apoyo de las mujeres que constituyen la mitad de la población del mundo. La naturaleza original y la experiencia de las mujeres fortalecen las actividades sociales y son esenciales para realizar el sueño de establecer Una Familia Bajo Dios."

 Estoy segura de que ustedes están de acuerdo en que las mujeres han incrementado la importancia de sus roles hoy en nuestras comunidades y naciones. De hecho, muchos hablan hoy de que esta es la "Era de la Mujer." Creo que ustedes también están de acuerdo en que las mujeres traen cualidades únicas a cualquier rol que representamos. Incluso, se ha dicho que las mujeres sostienen una mitad del cielo. 

Pero para que las mujeres se den cuenta de este potencial, -- y para que la humanidad se convierta en "Una Familia Bajo Dios," -- la dignidad y el valor innatos de las mujeres dados por Dios deben ser reconocidos y respetados. En esta era de la globalización, escuchamos mucho acerca de la necesidad de recursos, -- recursos de energía, y mucho más. Pero los recursos más importantes para el futuro de nuestro planeta son los recursos humanos, -- no solo para el progreso material, -- sino también, y sobretodo, para el avance moral y la armonía social.

Las mujeres, como un poco más de la mitad de la población del mundo, representan un gran recurso sin aprovechar, la humanidad no puede darse el lujo de ignorarlo. Es tiempo de liberar este "recurso de mujer" por el bien de la paz en las familias, comunidades, y el mundo. 

Hemos visto por todo el mundo como las mujeres en las comunidades pobres cuando se les da un poco más lo pueden hacer rendir un montón. Un préstamo de microcrédito, aprender a leer, casarse un poco más tarde en la vida, -- todas esas cosas impulsan la dignidad y la autosuficiencia de las mujeres pobres, para el beneficio de sus familias y comunidades.

Hay muchas iniciativas para fomentar y enaltecer estos derechos de las mujeres alrededor del mundo hoy. El Global Peace Women estamos enfocándonos en dos problemas en particular. El primero son los valores familiares y la educación del carácter para mejorar la dignidad de la mujer, y de sus hijos como futuros ciudadanos y líderes responsables. El segundo es utilizar las características innatas de las mujeres para desarrollar enfoques nuevos y creativos para la paz en cada nivel.

Nuestra primera misión, por lo tanto, es fomentar y capacitar las mujeres en sus roles únicos en la familia. Las madres crían y educan la próxima generación, e invierten el corazón que une la familia. El amor dentro de una familia saludable enseña a los hijos a construir la verdad entre los unos y los otros, encontrándole significado a la vida, así como a desarrollar un buen carácter, y un buen corazón que experimente amor, y que sepa cómo darlo de regreso. 

Tal experiencia dentro de la familia, a través de la enseñanza y el modelo de responsabilidad, prepara a los niños para que se vuelvan miembros productivos y responsables de la sociedad. Abordando el problema del rompimiento familiar, con su efecto profundo y dañino en la próxima generación, y es la base absolutamente esencial para la solución de problemas en nuestras sociedades y en nuestro mundo. 

Así, el efecto de este enfoque no termina en el nivel familiar. Así como los roles de un padre y una madre son requeridos en una familia, necesitamos integrar armoniosamente a ambos, mujeres y hombres en el liderazgo de la sociedad de hoy. 

Empatía, compasión, recursividad, ayuda en la reconciliación, tener la habilidad de ver lo que es mejor para la familia y la comunidad en general, son todas las fortalezas del liderazgo femenino. Si estas virtudes pueden ser establecidas como la ética publica en nuestra sociedad moderna, vamos a ser capaces de encontrar enfoques nuevos y creativos a los problemas críticos que han permanecido sin resolver hasta ahora. 

Este enfoque no debería ser pensado como "conservador." Propiamente entendido, lo que significa mirar el contexto completo, --incluyendo principios espirituales, valores morales, y cualidades del carácter, -- este es el enfoque real "progresivo." Solo un enfoque que cultiva las cualidades humanas morales, --así como aborda las preocupaciones materiales, --puede esperar hacer un progreso hacia el futuro pacífico que deseamos. 

Global Peace Women está dedicado a abordar los desafíos únicos que enfrentan las mujeres, niños y familias en cada una de las regiones locales donde trabajamos. En cada área nos enfocamos en desarrollar programas que proveen los impactos positivos más grandes. 

En algunos lugares esto podría significar apoyar víctimas del tráfico humano; en otros, programas de alfabetización o actividades extracurriculares para ayudar a alejar la juventud de las calles y construir actividades. Las posibilidades son infinitas. Todo lo que necesitamos es su participación y apoyo. 

Nuestro mundo problemático necesita urgentemente nuestro compromiso, nuestro esfuerzo, y sobretodo, nuestro amor. Espero que puedan unirse a mí en el avance de este noble esfuerzo.

Que Dios los bendiga a ustedes y a sus familias. Muchas gracias.